Libro

Una casa de secretos

Disfruté muchísimo escribiendo esta novela. Comencé investigando la historia de las casas de muñecas de la mano de Ángela Tognetti y su esposo, Claudio, una pareja de artistas muy especial (pueden ver sus obras aquí). Luego, esperé que apareciera dentro de mí una de las protagonistas, Odile Rivet Rey. Escribir y sentir el mundo como Odile fue una experiencia muy intensa que viví, fundamentalmente, el verano de 2009-2010. Más tarde se me ocurrió cada uno de los secretos que guarda la casa de muñecas y quienes serían los personajes que los encontrarían. Erica, Alejandro, Luz, Magalí y Julián se me presentaron todos juntos y no los solté. Pero el personaje al que más unida me siento es el de Charlotte Rivet. No dice mucho pero genera la novela entera.
El jurado que premió esta novela estuvo formado por tres diosas de la LIJ: la especialista Lidia Blanco, la escritora y poeta Iris Rivera y la editora Laura Leibiker.
Trabajé la edición final con Laura Linzuain y, sin que otros editores se me ofendan, debo decir que supo entender mis obsesiones mejor que nadie. Pasamos un mes de febrero vertiginoso pero inolvidable editando juntas cada renglón de la novela, chequeando cada dato y cada pista, para que todo cerrara del modo más impecable que pudimos.
La tapa es de Sebastián Barreiro y funciona, en parte, como mapa para los lectores. Trabajamos juntos, cuidando que la descripción y la imagen estuvieran ajustadas al mínimo detalle. A veces cambiamos el texto, otras la ilustración. Siempre con la supervisión de la genial Silvia Lanteri, la jefa del dpto de arte de Ediciones SM.
En 2015 la editorial decidió inaugurar la colección juvenil trade con dos títulos. Uno de ellos es Una casa de secretos. Es un libro más grande, con otra portada, ¡toda una apuesta!

Reseñas

Otras ediciones

Edición juvenil